Tankah, another Riviera Maya Real Estate Paradise

Estuve en… México Tulum, hacia donde nace el sol

Estuve en… México Tulum, hacia donde nace el sol.

Fuente: Lanacion.com

El sol azotaba sin piedad. Después de colocarnos los sombreros y agarrar una botella de agua, emprendimos la caminata hacia esa ciudad que albergó las almas de una civilización llena de misterios y fantasías. Se colaba una brisa fresca que traía un cierto alivio, proveniente de un mar absolutamente turquesa que, seguramente, habría iluminado la vida de los que allí vivieron.

Las ruinas se mantienen con gran dignidad, acordonadas, limpias, en medio de escenarios naturales absolutamente únicos que logran crear un clima espiritual que remonta definitivamente a otros tiempos. No son las primeras ruinas con las que me cruzo: viví en Roma y tuve el placer de conocer Egipto. Pero cuando me enfrento con estos testimonios del pasado algo me embarga, algo se apodera de mí. No es lo cuantificable, no es la piedra dura, sino lo que todo eso transmite. Es la emoción de pensar el tiempo en otras personas, que de alguna manera se hacen presentes y te obsequian un tiempo en común. Creo que eso es lo que verdaderamente me atrapa y me ubica en un corte particular, algo que no ofrece lo cotidiano.

Antiguamente Tulum se denominaba Zamá, que significa salida del sol. De cierta forma se me representa un nombre con magia. Aún hoy esta ceremonia, la salida del sol, convoca a mucha gente y jamás sentí que alguien se desilusionara.

Tulum, al igual que Chichen Itzá, fue una ciudad dedicada al planeta Venus, considerado como una deidad dual con el nombre de Kukulkán, y su culto fue introducido primero a Chichen Itzá, proveniente del altiplano central, donde se originó la religión de dicho Dios, sólo que con el nombre de Quetzalcóatl.

Los primeros europeos en avistar la ciudad maya fueron expedicionarios españoles. Una vez consumada la conquista, los trabajos forzados que los españoles imponían a la población indígena ocasionaron que Tulum fuera poco a poco abandonada y la vegetación comenzara a cubrirla. La estructura más importante del sitio es la denominada El Castillo, y está separada del resto de las ceremonias religiosas.

Otra estructura importante es el Templo del Dios Descendente, que consta de una plataforma que sostiene un edificio de una sola pieza con banquetas adosadas a sus muros laterales; algunas conservan restos de pinturas.

Después de contemplar los riscos, la playa, ese mar inconmensurablemente luminoso, emprendimos el regreso. Estábamos cansados, sedientos y acalorados. Ingresamos a un restaurante típico, ornamentado al mejor estilo mexicano, lleno de objetos coloridos. El aire acondicionado empezaba a bajar nuestros latidos. Y lo mejor, las cervezas heladas con el gajo de limón. Allí pacientemente esperamos por nuestros tacos, nuestras tortillas y nuestros nachos.

Lidia Giurincich de Cachaza.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s